12 de julio: Advocatus

Oaxaca de Juárez, Oax. 12 de julio de 2018.- Con el aforismo “Ubo homo, ubi ius” (donde está el hombre, allí hay derecho), indicamos que la humanidad no puede existir sin un orden establecido, cuya finalidad es el bien común.

La humanidad a lo largo de la historia ha buscado formas de contener las pasiones humanas, por ello, el derecho tiene como función resolver problemas sociales, y evitar la presencia del Estado de naturaleza, es decir, impedir la ley del más fuerte.

Hoy 12 de julio, en México, celebramos a las y los abogados. Esta celebración se remonta desde el año de 1960, el entonces presidente de la República, Adolfo López Mateos, fue el mandatario que por decreto instituyó esta fecha como oficial, para conmemorar el trabajo de las personas que se encargan de interpretar y aplicar el derecho.

Así como cada profesión tiene una función social, que busca entre otras cosas, satisfacer necesidades y resolver divergencias; la abogacía tiene a las y los expertos que con su labor cotidiana hacen que la maquinaria del Estado funcione con un engranaje jurídico: “Ubi societas, ubi ius” (donde hay sociedad, allí está el derecho).

Desde su fundación, entre los años 1088 y 1160, la “Universidad de Bolonia”, fue la primera en abrir aulas para la enseñanza del derecho. En el caso de la Nueva España, la enseñanza del derecho, se remonta al año 1553, siendo las facultades de Cánones y Leyes de la Real y Pontificia Universidad de México, las primeras en aperturar una cátedra jurídica.

Comúnmente se confundía la profesión de abogado con la licenciatura en derecho. Cabe aclarar que la licenciatura en derecho, permite que las personas que hayan obtenido un título universitario y cédula profesional, puedan ejercer cualquier actividad jurídica; mientras que para el autor Ángel Ossorio y Gallardo el Advocatus (abogada o abogado): “es, en conclusión, el que ejerce permanentemente la abogacía”, es decir, aquel que es llamado por el que necesita apoyo y defensa ante los tribunales.

Existen otros términos que se emplean para expresar a quienes son estudiosos del derecho. Nos referimos a juristas y jurisconsultos; los primeros son aquellas personas que se dedican al análisis del derecho, dicho en otras palabras, trabajan con las teorías jurídicas para explicar la realidad social; mientras que los jurisconsultos, son las personas que aplican el derecho a los casos concretos, es decir, para resolver controversias, nos referimos a las juezas y jueces.

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en el 2017, la licenciatura en derecho  fue la tercera carrera con mayor demanda en el país; 943 mil 964 estudiantes finalizaron esta carrera; el 55% fueron hombres y 45% fueron mujeres, así la estadística.

La mayoría de las personas que ingresan a alguna escuela o facultad de derecho, lo hace porque no existen matemáticas en su programa de estudios, si bien es cierto el cálculo integral o diferencial no es una herramienta básica en esta licenciatura; pero como en toda ciencia, se emplea la aritmética, un poco de estadística, y muy superficialmente, principios básicos de álgebra.

En relación con el párrafo anterior, la licenciatura en derecho, está ubicada en las Ciencias Sociales; por tal motivo, las características que debe poseer toda persona con vocación para estudiar derecho son: amor por la lectura (pero lectura diaria, no sólo en periodo de exámenes) y uso correcto de la lógica.

Religiosamente, se considera patrono de las y los abogadas a dos santos: Santo Tomás Moro y San Ivo de Kermatin. Esbozaremos una breve semblanza del primero por la importancia histórica que reflejó en Inglaterra. Tomás Moro, abogado de profesión, fue ministro de Enrique VIII, rey de Inglaterra; efectivamente, aquel monarca que fue el primero en romper relaciones político-religiosas con el Vaticano.

Ante las críticas realizadas por Moro respecto a la actuación del monarca inglés; Enrique VIII, lo consideraría aliado de la Iglesia Católica y traidor de la corona, veredicto que lo llevó a la pena de muerte, empero, lo que molestó al Rey de Inglaterra fueron las manifestaciones de su ex ministro calificándolo como autoritario y déspota.

Tomás Moro escribió una obra intitulada “Utopía”, la cual es considerada de corte socialista. Por consiguiente, Moro es considerado uno de los primeros socialistas utópicos. En “Utopía” escribió:

“(…) quien no sabe mejorar la manera de vivir de sus súbditos sino privándolos de todas las comodidades de la existencia, carece del derecho a gobernar hombres libres y es preciso que corrija su torpeza y su soberbia, pues estos son defectos que únicamente pueden excitar el odio o el deprecio del pueblo.”

Nos unimos a los festejos por el día de la abogada y del abogado, muchas felicidades; no obstante, deseamos que esta celebración, no se circunscriba a este día, sino a todos los días del año. Ante lo desprestigiada que está la abogacía, nos corresponde dignificarla con nuestra ética cotidiana, sin importar la senda donde nos encontremos: como funcionario público, como abogado postulante, como asesor jurídico, como docente, como padre y madre que ama su profesión, porque así como lo sentenció Eduardo Couture: “Trata de considerar a la abogacía de tal manera que el día en que tu hijo te pida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti proponerle que se haga abogado (décimo mandamiento del abogado).

Julio Eduardo Manzano Bizuet. Ex Defensor de las Audiencias de la CORTV. Es licenciado en Derecho por la Universidad “José Vasconcelos de Oaxaca” (UNIVAS), maestro en Ciencias de la Educación por el Instituto de Estudios Universitarios (IEU), maestrante en Derecho Constitucional y Administrativo por la Universidad Lasalle, plantel Oaxaca. Desde 2010, fue docente en las áreas de Derecho, Ciencias de la Comunicación, Ciencias Políticas y Económico-Administrativas de la UNIVAS y IESO. Actualmente es profesor en el Instituto Cumbres de Oaxaca, UNI REU y la Universidad Mesoamericana Twitter: @EduardoBizuet