Este lunes deberán de regresar a clases en Oaxaca los casi un millón de alumnos de educación básica luego del período vacacional, y en el Istmo de Tehuantepec, después de cuatro meses de suspensión por los daños de los sismos del año pasado; sin embargo, la construcción de salones provisionales está al 50%.

El Instituto Oaxaqueño Constructor de Infraestructura Física Educativa (IOCIFED) reconoció que de las 600 aulas provisionales previstas para 67 escuelas en la región del Istmo, sólo están instaladas 300, las otras 300 según estarían terminadas a finales de este mes, a pesar de que el plazo de entrega venció en noviembre del año anterior.

Para la construcción de dichos salones temporales, el gobierno de Oaxaca gastó 165 millones de pesos y bajo la modalidad de renta; en promedio en cada aula destinó 323 mil pesos, las cuales sólo serán ocupadas mientras se lleva a cabo la reconstrucción de los planteles afectados.

Pero a cuatro meses de las afectaciones, la habilitación va en un 50% y este lunes 8 de enero deberá de reiniciar el servicio educativo en todo el estado.

En esta misma región, el gobierno de Oaxaca destinó 41 millones de pesos para la renta de edificios para la adaptación de otras 666 escuelas dañadas, luego de que se suspendiera la opción de la construcción de más aulas provisionales ante el retraso en las obras y sus altos costos, lo que ha impedido el regreso a clases de unos 55 mil estudiantes.

Los sismos del 7 y 19 de septiembre afectaron en Oaxaca tres mil 89 instituciones de educación básica, de las cuales mil 290 están ubicadas en el Istmo, el resto en las regiones de la Sierra Norte, Mixteca y Valles Centrales, donde la reparación no ha empezado.

De esta cifra, según el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), 94 planteles requieren una reconstrucción parcial, y 14 una reconstrucción total.

Para la reparación de la infraestructura educativa a nivel estatal, la cual se prevé concluya en junio de este año, el gobierno de Oaxaca estima un costo de tres mil millones de pesos.