Oaxaca de Juárez, Oax. 30 de julio de 2018.- Al son de ¡Viva Oaxaca!, culminó la última emisión de la Guelaguetza 2018, la fiesta étnica más representativa en América.

Ante un público alegre, los bailarines de 14 delegaciones compartieron sus danzas, bailes, sones y chilenas, que distinguen a cada una de las ocho regiones de Oaxaca.

Durante cuatro horas, oaxaqueños y turistas gozaron del espectáculo que comenzó con los sones y el carnaval de Putla Villa de Guerrero.

La delegación de Huautla de Jiménez con sus sones mazatecos fue de las más aplaudidas por los 11 mil asistentes.

La Mixteca llegó a la rotonda de la Azucena con la Danza de los Rubios de Santiago Juxtlahuaca.

Mujeres y hombres de San Francisco Ixhuatán y Asunción Ixtaltepec deslumbraron con la representación de sus mayordomías y tradiciones.

La Sierra Norte se hizo presente con sus sones y jarabes, presentados por Santa María Tlahuitoltepec y San Pablo Macuiltianguis.

¡Ya llegaron los de Ejutla!, con su Jarabe ejuteco, destacaron también en el segundo Lunes del Cerro.

La ancestral y majestuosa Danza de la Pluma correspondió a la delegación de Villa de Zaachila.

A la fiesta se sumó también la Cuenca del Papaloapan con las delegaciones de Tuxtepec y Loma Bonita, quienes hicieron vibrar al público con Flor de Piña y Rinconcito Oaxaqueño.

A punto de terminar la Guelaguetza, llegó la Costa con los sones de San Pedro Pochutla, que pusieron a bailar a los asistentes, para después dar paso al sonido de la Chirimía y a las Chinas Oaxaqueñas, quienes con el Jarabe del Valle culminaron la cuarta y última presentación de la fiesta étnica en este 2018.

Y entre la algarabía y pirotecnia, cerró sin incidentes el segundo Lunes del Cerro en la ciudad de Oaxaca.