Oaxaca de Juárez, Oaxaca, 9 de marzo de 2018.- Como cada año, en la ciudad de Oaxaca el cuarto viernes de Cuaresma se celebra el día de “La Samaritana”, una tradición única en el país que se basa en el pasaje bíblico descrito por Juan, cuando una mujer de Samaria ofreció agua a Jesús.

Es por eso que, en varias calles del Centro Histórico, este viernes se instalaron puestos en los que sobresalieron adornos de papel blanco y morado, así como flores de bugambilia y palmas, representados por mujeres y hombres que invitan a todas las personas a disfrutar de bebidas preparadas con frutas de la temporada como: limón con chía, sandía, piña, horchata y chilacayota o bien, bebidas prehispánicas como el tejate, a base de cacao y hueso de mamey, que disponen en enormes ollas de barro.

A esta celebración se unieron oaxaqueños y turistas, quienes disfrutaron de esta representación del pasaje bíblico.

Esta celebración inicia cerca del mediodía, en donde y de acuerdo con la tradición se bendicen las aguas, previo a la representación del encuentro de Jesús con una mujer samaritana, en el pozo de Jacob en la ciudad de Sicar o Siquem.

En ese momento, las y los habitantes, así como visitantes nacionales y extranjeros  se reúnen en un diálogo de fraternidad, en el que la tradición se convierte en el momento ideal para rememorar el pasaje bíblico.

En la ciudad de Oaxaca se representa al compartir agua fresca a los visitantes y a todos aquellos que recorren los puestos a lo largo de las calles, templos y espacios públicos del Centro Histórico y de otras zonas de la capital.

Esta tradición tomó importancia en el siglo XX cuando se llevó la celebración más allá de los atrios de las iglesias al involucrar negocios y viviendas, los cuales fungen como puntos de encuentro y convivencia hasta nuestros días.