Oaxaca de Juárez, Oax. 6 de junio de 2018.- La Sección 22 adherida a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) intensificó este miércoles sus protestas en la capital de Oaxaca y zona conurbada, al considerar que aún no ha sido atendida por el gobierno federal.

En su décimo día del paro parcial de labores, los paristas cerraron los cruceros de Hacienda Blanca sobre la carretera federal 190 en la salida a México, frente al estadio de béisbol Eduardo Vasconcelos y en el monumento a Juárez, sobre la vía que conduce a las regiones de la Cuenca del Papaloapan e Istmo de Tehuantepec, donde retienen decenas de tráileres y vehículos de empresas.

Aunado a ello, mantienen por tercer día el bloqueo al aeropuerto internacional de Oaxaca, a la terminal de autobuses de primera clase y a la calzada Héroes de Chapultepec en la capital del estado.

Mientras otra representación se moviliza junto con los integrantes de la CNTE en la Ciudad de México para exigir la reinstalación de una única mesa de negociación con la Secretaría de Gobernación (Segob), donde se han enfrentado a golpes con la Policía.

La Sección 22 exige la resolución total a su pliego petitorio 2018, en donde insiste en la derogación de la Reforma Educativa, la cancelación de órdenes de aprehensión contra docentes, la liberación de sus cuentas bancarias congeladas desde el 2015, entrega de plazas a normalistas y la recuperación de la rectoría de la educación en Oaxaca.

Por otra parte, pese al paro y plantón del magisterio, el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) reporta clases en el 94.1 por ciento de escuelas públicas de educación básica en la entidad.