Oaxaca de Juárez, Oax. 24 de octubre de 2018.- Con motivo de la edición 38 de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO), los escritores y cineastas Guillermo Arriaga y Ray Loriga, compartieron sus experiencias sobre escribir para cine en la charla Imágenes y palabras.

 

“La escritura para una novela es el principio, el final y el todo. En el cine la palabra es sólo el principio del proceso”, comenzó Loriga.

Por su parte, Arriaga dijo que actualmente él se quiere enfocar en la escritura, pero sigue haciendo cortometrajes “para no perder músculo”, sin embargo les pone el mismo empeño que a una película. Actualmente se encuentra trabajando en una serie.

El guionista de películas como Amores perros y Babel apuntó que en México la industria cinematográfica goza de buena salud. “Apenas hice un cortometraje y para conseguir a la gente con quien siempre trabajo fue muy complicado, todos estaban ocupados. Se tocó el tema de la cesión derechos de una obra literaria para llevarla al cine. Ante lo cual ambos artistas coincidieron en una cosa: “toma el dinero y corre”.

Sobre lo mismo Arriaga recordó que su libro, El búfalo de la noche, se estaba convirtiendo en un best seller hasta que salió la película y echó por tierra su éxito, pese a que él mismo fue el productor.

Al respecto Loriga apuntó que él cree que otra persona sería más respetuosa con el libro adaptado a cine que el mismo autor, pues éste querría cambiar, agregar o quitar cosas que pensó después de haber publicado la obra.

“Para mí cuanto trabajo en cine es como jugar con los otros niños, porque el trabajo del escritor es muy solitario. En cine se suman diferentes opiniones y diferentes talentos, eso enriquece”, expresó Loriga al ser cuestionado sobre si era cierto que el oficio de escribir es solitario.

Sobre el mismo tema Arriaga agregó que “es divertido dirigir en cine, es pasártela bien, aparte como director eliges con quién y en dónde te lo pasarás bien. Es más difícil hacer un buen libro que una buena película, te deja bien madreado. En cine estás todo el tiempo en movimiento. Si no sabes qué hacer le preguntas al de al lado, al fotógrafo y te ayuda. Al hacer una novela te volteas y no hay nadie”.

Los dos autores coincidieron en que su más grande referente cinematográfico son las películas de El padrino de Francis Ford Coppola. “Cuando estoy rodando llevo en la computadora El padrino 1 y 2, para verlas cuando estoy dudando de un plano. Es como mi biblia”, declaró Loriga. Arriaga agregó que él tiene como inspiración, además de esta cinta, la obra de pintores y fotógrafos.

(Información y fotografías: Territorio Score)