Política en 90

De la rectoría educativa al gran pacto

Oaxaca de Juárez, Oax. 20 de diciembre de 2018.- Están definidos los trazos de la Nueva Reforma Educativa. Y es que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha entregado al Congreso de la Unión una propuesta de reforma constitucional que cancela y sustituye el marco normativo vigente. Con esto, cumple su compromiso de campaña con las y los maestros del país.

Un importante eje a analizar en este proyecto presidencial es el de la Gobernanza del sistema educativo. Lo anterior, debido a que hay notables diferencias entre la visión de la reforma de 2013 del presidente Enrique Peña Nieto y la de 2018 que impulsa López Obrador. De entrada, la primera puso énfasis en la recuperación de la rectoría educativa por parte del Estado. Para ello, se argumentaron vicios y complicidades entre el sindicato y los gobiernos estatales.

Hoy lo que se anuncia es algo muy distinto. Se habla de un gran pacto nacional en donde se gobernará con el acuerdo de todas las voces involucradas. Será un diálogo permanente entre gobierno, docentes y padres y madres de familia, durante los Consejos Técnicos Escolares de los últimos viernes de cada mes.

Cabe mencionar que el gran golpe que el gobierno federal dio para retomar el control administrativo del sistema educativo nacional tuvo que ver con la federalización de la nómina, antes en manos de las entidades; lo anterior, con la creación del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo (FONE), figura de control político-administrativo que se consolidará con el proyecto de la nueva reforma lopezobradorista.

Asimismo, en 2013 se le apostó a la normalidad mínima – que no es otra cosa que tener un piso fijo de clases efectivas e insumos básicos en las escuelas – para avanzar en una mejora educativa; sin embargo, hoy – con la propuesta del Presidente de la República – la transformación del sistema tiene su cimiento en el impulso de la labor docente.

Para lo anterior, se anuncia la creación del Centro Nacional para la Revalorización y la Mejora Continua de la Educación en sustitución del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), cuyo fortalecimiento se dio con la reforma constitucional de Peña Nieto.

Sin duda, para tener un gobierno educativo existen dos sectores más que deben contemplarse. Se trata del sindicato y de los padres y las madres de familia. Para el primero, en el nuevo proyecto del presidente López Obrador, es muy importante que se construyan los mecanismos para que haya una verdadera autonomía interna, en donde la vida del colectivo sindical sea libre de influencias de actores ajenos al magisterio.

En el caso de los padres y las madres de familia, en 2013 con la reforma del presidente Peña Nieto, se les integró jurídicamente como parte del sistema educativo, creando órganos vigilantes de tutores denominados Consejos Escolares de Participación Social (CEPS). El día de hoy, con las nuevas disposiciones propuestas, todo apunta a que estos espacios se mantendrán –con ligeras variantes -, pero ya como parte de este gran pacto educativo nacional.

*Jorge Oropeza. Presidente del Colegio de Profesionistas Compartir Conocimiento A.C.