En el primer debate presidencial: quien no esté libre de corrupción que le corten la mano para que no arroje la primera piedra

Oaxaca de Juárez, Oax. 26 de abril de 2018.- ¿Con el primer debate sustentado por la candidata y candidatos a la presidencia de la República, tiene claro por quién va a votar? ¿Qué sigue después del debate del 22 de abril? ¿Tiene la certeza que lo expuesto en esta debate es verídico?

El primer debate rumbo a las elecciones presidenciales 2018, tuvo los argumentos que esperábamos: descalificaciones, ataques, acusaciones, baños de pureza y por su puesto ocurrencias. Todas estas palabras son trending topic en las redes sociales, incluso han sido conversaciones en las aulas, en reuniones familiares, vaya hasta en los lugares menos esperados, se ha repetido lo que se dijo la noche del 22 de abril.

De todos estos argumentos, el que manifestó uno de los candidatos independientes sobre “mochar la mano al que robe” fue uno de los más descabellados y a todas luces fuera de lugar. He oído que este comentario les pareció chistoso, acertado, incluso les motivaría a votar por este candidato. En política todo se vale, incluso el desconocimiento de las leyes y de la Norma Suprema. No obstante como lo argumenta Giovanni Sartori: “Si confiamos a unos analfabetos (políticos) el poder de decidir sobre cuestiones de las que no saben nada, entonces ¡pobre democracia y pobre de nosotros!

Es necesario precisar que el artículo 22 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) establece lo siguiente: “quedan prohibidas las penas de muerte, de mutilación, de infamia, la marca, los azotes, los palos, el tormento de cualquier especie, la multa excesiva, la confiscación de bienes y cualesquiera otras penas inusitadas y trascendentales”. En las aulas, se ha opinado que sólo bastaría reformar la CPEUM para lograr este cometido. Cabría recordar que la CPEUM, tiene un procedimiento para reformarla: la iniciativa de reforma tiene que ser aprobada por las dos terceras partes de los individuos presentes del Congreso de la Unión, una vez satisfecho esta votación calificada, se envía el proyecto a las legislaturas de cada entidad federativa; procede la reforma, siempre y cuando, la mitad más uno de las legislaturas locales (17 entidades federativas) aprueben el proyecto de reforma. El implemento de esta pena resulta quimérico, pero aún cuando se intente reformar la Constitución Federal para dar paso a cortar las manos a los que roban, existe otro límite que son los tratados internacionales que México ha suscrito.

Entre estos tratados internacionales, menciono la Convención Americana de Derechos Humanos, que en su artículo 5.2, a la letra dice: “Nadie debe ser sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.  Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano”.

Este fue sólo un ejemplo de que el debate del 22 de abril dejó más preguntas que respuestas, no se propusieron ideas. Sin excepción, se dijeron las mismas promesas de siempre: acabar con la pobreza, finalizar con la corrupción, lograr la seguridad pública, etcétera. Como dice el dicho popular: “prometer no empobrece”, porque una vez que se alcanza el cargo público, las promesas finalizan en una decepción cíclica, porque en México, existe el complejo del gobernante mesías, esperamos que aquella persona que gana las elecciones por arte de magia componga los problemas sociales, sin embargo, es imposible que la actuación de un solo hombre o mujer influya en: no tirar basura en la calle, no pasarse los altos, no estacionarse en doble fila, comprar la calificación en el examen…Porque aunque nos resulte odioso, tal como lo explica Fernando Savater: “Los políticos electos no son una casta aparte, ni mejor ni peor que los políticos electores. En democracia, cualquier crítica a los gobernantes es en realidad una autocrítica de los ciudadanos”.

 

Julio Eduardo Manzano Bizuet

Ex Defensor de las Audiencias de la CORTV. Es licenciado en Derecho por la Universidad “José Vasconcelos de Oaxaca” (UNIVAS), maestro en Ciencias de la Educación por el Instituto de Estudios Universitarios (IEU), maestrante en Derecho Constitucional y Administrativo por la Universidad Lasalle, plantel Oaxaca. Desde 2010, es docente en las áreas de Derecho, Ciencias de la Comunicación, Ciencias Políticas y Económico-Administrativas de la UNIVAS y IESO. Actualmente es profesor en el Instituto Cumbres de Oaxaca, la Universidad Mesoamericana y UNI REU  Twitter: @EduardoBizuet