El verdadero impacto del debate presidencial rumbo al 1º de julio de 2018

Oaxaca de Juárez, Oax. 23 de abril. – Sobre la propuesta del debate inicio con la siguiente interrogante ¿Cuál es el impacto,  del ejercicio del debate, en el electorado? lo que se busca es saber si realmente este ejercicio brinda información efectiva, influye en la intención del voto, se ataca el abstencionismo o es un mero requisito para hablar de democracia.

Para responder a la interrogante, es importante señalar que el debate es un espacio de discusión donde los participantes exponen sus razones e intereses sobre temas específicos y el formato de cómo se desarrolla es muy importante. Al respecto, en el 1er debate presidencial de este domingo 22 de abril de 2018 pudimos observar que la cantidad de temas sobre la mesa y los limitados tiempos para responder a las interrogantes hacen del formato del debate algo complicado para comunicar a la audiencia, en el espacio y momento en el que se desarrolla el ejercicio, propuestas efectivas sobre el programa de gobierno de los candidatos en turno, en ese sentido, lo que puede ser valorado por la audiencia es la imagen y voz, en términos de marketing lo que se busca es el posicionamiento del producto, vender la envoltura.

En este escenario se premia la habilidad para evadir las preguntas, quién pone atención en lo que se ha dicho si lo que importa es cómo lo ha dicho; la otra habilidad es la de persuadir a la audiencia para hacerle creer que sus intenciones son las más puras y benevolentes;  y una tercera habilidad la de omitir, en efecto, el formato permite responder o no a la interrogante en turno, en tanto, si hay un cuestionamiento directo puedes simular buscar argumentar tu respuesta y el tiempo te salva de responder, entonces qué nos deja el debate presidencial.

En contexto, el desenlace del primer debate presidencial 2018 se desarrolla en un ambiente incipiente de acusaciones, supuestos y egocentrismos, y respecto a lo realmente importante, la conducción de un ESTADO; El candidato independiente Jaime Rodríguez Calderón centra su proyecto en la denostación hacia los partidos políticos y la ocurrencia; por su parte Margarita Zavala, cual mensajera de la autorrealización, evidencia la continuidad de un proyecto conservador; en tanto Ricardo Anaya Cortés, quizás confundido por la alianza “izquierda”- derecha, plantea un proyecto bifocal con una mayor tendencia hacia lo común; al respecto Andrés Manuel López Obrador plantea su proyecto de nación bajo un escenario histórico de estado, lo que lo acerca más a hombre de estado con mayor tendencia social-demócrata; y por último, José Antonio Meade Kuribreña quién le pesa la situación que enfrenta el partido al cual representa, la situación de crisis de estado imposibilitan creer en el mismo proyecto y su mensaje se ve debilitado.

A manera de conclusión, el objetivo del debate es abonar elementos para que el elector tenga la información necesaria para emitir su foto, sin embargo, lo que  logra es generar los elementos suficientes para que comentaristas, analistas y especialistas tengan material suficiente para hacer sus conclusiones respecto a la interrogante de quién ha ganado la elección, ahí empieza el trabajo para incidir en la intención del voto, más en los comentaristas que dedican horas en televisión y otros medios para hablar de la postura, de la dicción y otros factores superfluos que poco o en nada inciden en la conducción de un estado/nación, de ello seremos testigos en la semana al observar medidas de cómo se mueven los gráficos rumbo al 1º de julio de 2018.

*Russell Mariano. Politólogo y administrador público.