Habitantes y autoridades locales de Santa María del Mar, Oaxaca, acusaron al gobierno estatal de incumplir con los acuerdos para reabrir el camino de terracería, que desde hace más de ocho años está cerrado debido al conflicto territorial con San Mateo del Mar, en la región del Istmo de Tehuantepec.

Desde el 2009, el único acceso a la comunidad es por mar, lo que provocó que hace un año murieran tres habitantes luego de que volcara una lancha debido a los fuertes vientos. Hoy, al conmemorar el aniversario luctuoso, Santa María del Mar exigió a los gobiernos estatal y federal intervengan y den solución a la disputa.

“Han pasado más 8 años de un bloqueo que para el pueblo Ikoot de Santa María del Mar ha implicado la violación cotidiana de los derechos humanos de 250 niños, adultos mayores, mujeres y hombres de todas las edades, en este lapso de tiempo la actuación de los gobiernos federal y estatal han sido nulos, poco serios y en algunos casos hasta imprudentes”, acusaron.

Señalaron además, que a más de un año del acuerdo, el gobierno de Oaxaca no ha reabierto el camino Álvaro Obregón-Santa María del Mar, pese a haberse comprometido el 21 de enero de 2017.

Por el bloqueo a la comunidad, la población está sin servicios básicos como electricidad, agua potable, salud y educación.

Ante esta situación reiteraron su exigencia de la apertura del camino de terracería, la reinstalación de un módulo de seguridad en los límites de ambas comunidades y el restablecimiento de los servicios básicos.

La disputa territorial entre ambas comunidades del Istmo de Tehuantepec se intensificó desde el 18 de octubre de 2009, misma fecha en que fue cerrada la carretera que comunica a Santa María del Mar con el resto del estado de Oaxaca, en esa ocasión fueron destruidas las mojoneras denominadas “Paso Mangle” y  “Boca Seca”, y según la población afectada, San Mateo del Mar invadió desde entonces mil 393 hectáreas de tierra.

“No ha habido una sola acción institucional que rompa el cerco. En ese lapso de tiempo hemos sido víctimas de saqueos, quema de ranchos, robo de ganado, nuestros ciudadanos han padecido de secuestros, encarcelamientos y torturas por parte de los habitantes de San Mateo del Mar así como el sabotaje de la red de energía eléctrica que alimenta a toda la población, con las evidentes consecuencias en salud”, denunciaron.