Oaxaca de Juárez, Oax. 5 de febrero de 2019.- Ayer 4 de febrero, fue día de asueto, por lo que cientos de personas aprovecharon el primer “puente” largo del año para descansar o viajar.

Sin embargo, cabría preguntarse, si la población mexicana conoce la razón, por la cual, este lunes haya sido feriado.

Si no lo sabe, le comentamos que la causa del descanso, obedece que hoy martes 5 de febrero, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), cumple 102 años de haber sido promulgada. Empero, la Constitución, es más que una fecha y día feriado, entonces ¿Qué es una Constitución? ¿Por qué es importante para un Estado? ¿Por qué se le llama Carta Magna?

La Constitución es la norma jurídica máxima de un país, es decir, es la ley suprema de la cual se derivan las demás normas jurídicas. En términos roussonianos, es el pacto o contrato social acordado por la población para limitar el poder público.

Un significado básico de Constitución, lo establece la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, de origen francés: no basta con limitar el poder, sin que estén garantizados los derechos de las personas: “Una Sociedad en la que no esté establecida la garantía de los Derechos, ni determinada la separación de los Poderes, carece de Constitución (artículo 16)”.

A la Constitución se le llama Carta Magna, porque así se le denominó al primer documento que limitó el poder de un Rey. Corría el año de 1215, en plena Edad Media (s. V al XV); unos nobles ingleses, se pusieron de acuerdo para frenar el poder del Rey Juan, apodado de forma peyorativa, “Sin Tierra”.

Como suele suceder, el exceso de poder ilimitado, ocasionó que el Rey Juan, comenzará a tomar decisiones arbitrarias como: confiscar tierras y riqueza a la nobleza; hechos que motivaron la creación de la Carta Magna, es decir, un documento que fue suscrito para que el Rey de Inglaterra, reconociera derechos y frenara su poder. En este documento se reconoce, por primera vez, el derecho de audiencia, es decir, la facultad que tenemos para defendernos en un juicio.

Sin embargo, los ingleses, no fueron los únicos que han aportado herencias al constitucionalismo. La Constitución mexicana de 1917, fue la primera Norma Suprema del mundo en establecer los llamados derechos sociales.

Los derechos sociales, fueron demandas del sector obrero y campesino, las cuales fueron plasmadas en los artículos 3º, 27 y 123; que refieren el derecho a la educación, a la tenencia de la tierra y los derechos laborales, respectivamente.

La CPEUM consta de 136 artículos, divididos en nueve títulos; más 19 transitorios (los dos últimos transitorios están derogados); en éstos últimos encontramos datos sobre la vigencia.

Recordemos que la promulgación no es lo mismo que el inicio de vigencia. La Carta Magna mexicana se promulgó el 5 de febrero de 1917, pero inició su vigencia, hasta el 1 de mayo del mismo año, así lo refiere al artículo primero transitorio.

Para el constitucionalista Elisur Arteaga Nava, la CPEUM, puede dividirse de la siguiente manera:

Dogmática. En la cual se contienen los derechos humanos.

Orgánica. Se establece la división y organización de los tres poderes públicos (Legislativo, Ejecutivo y Judicial).

Programática. En esta parte encontramos la forma de Estado y de gobierno del México.

Prevenciones Generales. Se alude a la nacionalidad, la extranjería, la naturalización, la ciudadanía, la supremacía constitucional, la reformabilidad, etcétera.

Social. Los derechos sociales a los que ya hemos mencionado.

Transitoria. También ya aludidos en parágrafos anteriores.

Esta es una forma de dividirla, pero no la única; porque también la CPEUM tiene una sección geográfica o territorial, económica, de inviolabilidad, etcétera.

México como país independiente, ha tenido, aproximadamente, cinco Constituciones. Hoy por hoy, se alzan voces para proponer una nueva Constitución. Una Norma Suprema acorde con la realidad, cada vez más distante de aquella sociedad de 1917.

Empero, no olvidemos que los Estados Unidos de América en más de 200 años de independencia, sólo ha tenido una Constitución que data del año de 1787, la cual, desde luego ha sufrido enmiendas (reformas) para acoplarla a la realidad social.

Desde nuestro punto de vista, antes de cambiar la CPEUM vigente, comencemos por conocerla y respetarla; porque de lo contrario se cumplirá lo que sentenció Ferdinand Lasalle: la Constitución se convertirá en una simple hoja de papel.
¿Considera que necesitamos una nueva Constitución? Al final Usted, tienen la mejor opinión…

Julio Eduardo Manzano Bizuet. Ex Defensor de las Audiencias de la CORTV. Es licenciado en Derecho por la Universidad “José Vasconcelos de Oaxaca” (UNIVAS), maestro en Ciencias de la Educación por el Instituto de Estudios Universitarios (IEU), maestrante en Derecho Constitucional y Administrativo por la Universidad Lasalle, plantel Oaxaca. Desde 2010, fue docente en las áreas de Derecho, Ciencias de la Comunicación, Ciencias Políticas y Económico-Administrativas de la UNIVAS y IESO. Actualmente es profesor en el Instituto Cumbres de Oaxaca, UNI REU y la Universidad Mesoamericana Twitter: @EduardoBizuet