Oaxaca de Juárez, Oax. 10 de septiembre de 2018. – Mujeres istmeñas que se dedican a la elaboración del totopo de maíz, organizaron la “octava feria regional del totopo”, buscando con la venta de su producto, la reactivación económica después del sismo.
En el Istmo de Tehuantepec, esta pieza de maíz se elabora artesanalmente: se aplasta con la tortilladora y con los dedos se le hacen los hoyos para después tostarla en hornos de barro, que hace un año se destruyeron con el sismo y que hoy se siguen levantando.
Junto con mujeres de 20 municipios como Huamelula, Xadani, Ixtaltepec, Ixtepec y Juchitán, doña Carmen Crispín participa en la feria totopera.
“Este es mi trabajo, de ahí viene mi ganancia digamos para mi comida, para mi trabajo, gastar un día de ahí lo saco y ya pues lo que mi marido me trae vamos ahorrando, aunque sea un poco cuando no hay trabajo de eso pues ya de ahí agarramos”, explica Carmen Crispín, totopera de Juchitán.
El totopo del Istmo de Tehuantepec es único en el mundo, pues se elabora a partir del maíz endémico conocido como zapalote chico y su producción artesanal, es primordial para el bienestar de la economía de más de 20 mil familias.
“Hoy venimos a demostrar la reconstrucción de la vida social y económica, a partir del totopo la gente está activa, está de pie, así como el maíz es un maíz resistente a todas las adversidades este pueblo también es resistente a las adversidades”, considera Tomás Chiñas, cronista de la ciudad de Juchitán.
El terremoto del 7 de septiembre de 2017, derrumbó aparte de casas y edificios históricos, cientos de hornos de tierra donde las mujeres del Istmo de Tehuantepec hacían totopos; hoy a un año del sismo las totoperas se recuperan.