En medio de protestas de la Sección 22 adherida a la CNTE, el gobierno federal declaró a Salina Cruz, Oaxaca, Zona Económica Especial, con lo cual pretende impulsar la actividad económica en este municipio de la región del Istmo de Tehuantepec.
Durante la ceremonia de declaratoria, presidida por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, se informó que con este nombramiento se concreta el polígono previsto en 2014 con las Zonas Económicas Especiales de Coatzacoalcos, Veracruz; Lázaro Cárdenas, Michoacán; y Puerto Chiapas.
El Ejecutivo federal también declaró Zona Económica Especial a Progreso, Yucatán, con lo cual suman cinco áreas, de siete contempladas con este nombramiento en el sur-sureste del país.
En su mensaje, Peña Nieto declaró que en los próximos 15 años estas cinco Zonas Económicas Especiales tendrán una inversión del orden de los 700 mil millones de pesos.
Según el gobierno federal, con estas declaratorias, se impulsará la actividad económica y productiva en estos estados del sur de la República.
Por su parte, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, consideró que estas declaratorias del sureste significan lo que el Tratado de Libre Comercio para los estados del norte, lo cual permitiría el desarrollo tras los sismos de septiembre.
“Luego de la tragedia, Oaxaca está de pie y tiene rumbo para ver dónde están las grandes oportunidades de México”, señaló.
Previo al evento, la Sección 22 adherida a la CNTE protestó en Salina Cruz en rechazo a esta declaratoria y a la aprobación de la Ley de Seguridad Interior del país.
La movilización, a pesar de que llegó a los filtros de seguridad instalados por la Policía Federal y Estatal en inmediaciones de la terminal marítima, concluyó sin incidentes y sin interrumpir la ceremonia.