Habitantes y autoridades locales de diversas comunidades de Oaxaca, apoyadas por la Sección 22 adherida a la CNTE, bloquearon este martes los accesos a las oficinas de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) para exigir atención a los albergues escolares.
Para ello, además retuvieron un vehículo de una empresa comercial y cerraron la calle Colegio Militar en la colonia Reforma, al norte de la capital de Oaxaca.
Jorge García Pineda, secretario de Trabajos y Conflictos del nivel de educación indígena, de la Sección 22, exigió a la CDI el cumplimiento del pliego petitorio, planteado desde hace dos meses.
Entre sus principales demandas se encuentran la reparación de los 231 albergues escolares existentes en la entidad, los cuales varios de ellos resultaron aún más afectados por los sismos de septiembre.
Adicional a ello, pidieron el incremento de becas y del subsidio de alimentación para los estudiantes de comunidades indígenas, de los niveles de primaria y secundaria, quienes a la fecha obtienen un recurso de 25 pesos para la alimentación al día.
De acuerdo con el magisterio, los 231 albergues ubicados en comunidades rurales atienden a más de 11 mil niños.

Recientemente, la Comisión Nacional de Derechos Humanos presentó un informe en el que documentó la violación a derechos fundamentales de 559 niños indígenas, albergados en estos espacios de Oaxaca.
En su investigación, el organismo detectó que los menores de edad han sido víctimas de violencia física y psicológica, además de que estudian y viven en espacios inadecuados.
Al respecto, García Pineda, reconoció que estas violaciones han sido responsabilidad de instituciones y quienes imparten clases a los estudiantes.
“Se ha desatendido de manera integral los albergues escolares, aquí tenemos responsabilidades todos”, indicó.
Mientras un contingente mantiene el bloqueo, una representación empezó una reunión con funcionarios de la CDI, delegación Oaxaca.