Ganar la agenda, la apuesta del presidente López Obrador

Oaxaca de Juárez, Oax. 6 de diciembre de 2018.- Arrancó el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y con éste su estrategia de comunicación política. El objetivo es ganar la agenda nacional. Es decir, se busca que en todo el país se hable todos los días, desde cualquier ámbito, de los temas que pone sobre la mesa el presidente que más ha sido votado en la historia de México.

Y es que, de lunes a viernes a las 7 de la mañana, Andrés Manuel López Obrador ha comenzado a inundar las pantallas, las bocinas, los espacios en Internet y las redes sociales para posicionar los temas que el Gobierno considera deben ser de los que se hable y reflexione en las mesas de análisis de la academia, los círculos políticos y principalmente las de los hogares. Con esto, la primera nota del día de todos los medios, o de la gran mayoría de plataformas, saldrá de viva voz del presidente.

Esta poderosa estrategia implicará un natural desgaste de la figura presidencial, pero tiene más aspectos positivos como lo son el contacto diario con el pueblo de México, la posibilidad de informar permanentemente, así como de comunicar e interactuar a través del filtro que representan los medios de comunicación que, cabe decirlo, con esto serán empoderados como una herramienta diaria de enlace directo con la Presidencia, tanto así, que habrá quien busque utilizarlos para hacer llegar un mensaje o tema que pretenda polemizar con el titular del Poder Ejecutivo.

Del mismo modo, esta dinámica de ofrecer conferencias matutinas diarias, que ningún político mexicano ha realizado a excepción del mismo López Obrador durante su Jefatura de Gobierno en el entonces Distrito Federal, y que le dio enormes resultados en cuanto a posicionamiento, también representa un ejercicio de rendición de cuentas permanente. Se vuelve una comparecencia pública diaria.

Ya lo hemos visto en estos primeros días. Algunos medios de comunicación transmiten por lapsos amplios, otros solamente se enlazan de repente, unos más prefieren reportar lo que sucede una vez terminada la conferencia, pero siempre hay una manera – a través de las plataformas digitales – de presenciar completa y en vivo la actividad, convirtiendo todo esto en un acto de Gobierno Abierto.

Con esta ruta de comunicación – que requiere de preparación diaria y de la administración de temas de forma estratégica – la autoridad federal no deja vacíos de silencio mayores a 24 horas. En otras palabras, prácticamente no habrá espacios para la especulación pública. Cualquier sorpresa, noticia negativa para el Gobierno o sus funcionarios o funcionarias o quizás algún hecho repentino que requiera el actuar gubernamental, puede silenciarse y argumentarse al día siguiente con el poder discursivo de la investidura de un Presidente, acabando así con los fuertes costos de las “noticias falsas” y de las crisis mediáticas.

*Jorge Oropeza. Presidente del Colegio de Profesionistas Compartir Conocimiento A.C.