Oaxaca de Juárez, Oax. 10 de abril de 2018.- Los padres de Edward, el niño de tres años quien murió por una presunta negligencia médica, interpusieron una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) luego de las amenazas en su contra ante la exigencia de justicia que emprendieron.

Hussein Luna, padre del menor, denunció que han sido amenazados por la comunidad médica, quien les advirtió que les negarán el servicio de salud cuando en algún momento lo requieran.

“Nos han llegado a decir que nos vamos a ir al infierno, que cuando nosotros tengamos que depender de un servicio médico se nos va a negar, que el destino de mi hijo estaba trazado”, acusó.

La queja interpuesta este martes es para exigir a las instituciones de procuración de justicia que continúen con la investigación a pesar de las presiones del sector médico, quien se ha movilizado para demandar la liberación del especialista Luis Alberto P. M., detenido la semana pasada por la muerte del niño.

“Pido el apoyo, que se me atienda, que el Tribunal de Justicia me dé una audiencia, es nuestro miedo que este Tribunal ceda a la presión del gremio”, declaró.

Daniela Trujillo y Hussein Luna, padres de Edward, demandan una investigación de la muerte de su hijo conforme a la ley sin presiones de marchas o paros nacionales por parte de los médicos en el país.

El 26 de noviembre de 2017, Edward se fracturó el codo del brazo izquierdo mientras jugaba en un centro de diversiones en San Pablo Huitzo, zona conurbada a la capital de Oaxaca, por lo que fue llevado a una clínica en Telixtlahuaca y de ahí al hospital civil.

Sin embargo, en este centro médico había un paro laboral, por lo que el menor fue internado en el Hospital del Valle, un nosocomio privado ubicado al norte de la ciudad; en este lugar, el traumatólogo Luis Alberto M.P. informó a los padres del niño que este debía ser operado urgentemente, y programó la cirugía a las 23:00 horas de ese día.

No obstante, después de la intervención quirúrgica el estado de salud del menor se complicó y el personal del hospital dijo estar sin el equipo necesario para atender la emergencia, por lo cual fue llevado a otro centro privado, el Hospital San Lucas, donde fue declarado muerto a las 6:40 horas del lunes 27 de noviembre.

Por este caso, existen dos presuntos responsables, el traumatólogo Luis Alberto P. M., quien operó, y la anestesióloga, Gabriela C.L, quien se amparó. El lunes 2 de abril fue detenido el especialista Luis, acusado del delito de homicidio doloso.

Desde la detención del doctor, el gremio médico se ha movilizado en Oaxaca y otras partes del país en exigencia de su liberación y de la no criminalización de su actividad.