EN DIÁLOGO CON LAS AUDIENCIAS 

¿Sabía que con la reforma constitucional en telecomunicaciones y radiodifusión de 2013, la opinión debe de estar diferenciada de la información noticiosa? ¿Sabía que de igual manera, se debe distinguir claramente la publicidad y el contenido de un programa?

Cuántas veces no vimos o escuchamos en noticieros, que las o los conductores, entrevistaban a candidatos que pretendían alcanzar un escaño público o a funcionarios que “comunicaban” sus logros gubernamentales; de igual forma, observamos y oímos, a periodistas informar sobre alguna noticia relacionada con la salud, para posteriormente, en el mismo espacio informativo “anunciar” cierta medicina, hospital o en su caso médico que tenía la cura para dicha enfermedad; era muy común ver en programas de entretenimiento o telenovelas, productos o marcas que se incluían como parte de la escena; todos estos ejemplos pretenden ser regulados por la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTyR).

La LFTyR, no define la palabra publicidad, pero la explica a través de dos conceptos que citamos a continuación:

“Mensaje Comercial: Mención dirigida al público o a un segmento del mismo durante corte programático, con el propósito de informar sobre la existencia o características de un producto, servicio o actividad para inducir su comercialización y venta, en las estaciones de radiodifusión con concesión comercial y canales de televisión y audio restringidos. El mensaje comercial no incluye los promocionales propios de la estación o canal, ni las transmisiones correspondientes a los tiempos del Estado, y otros a disposición del Poder Ejecutivo, ni programas de oferta de productos y servicios.” (Art. 3, fracción XXXVI)

“Programación de oferta de productos: La que, en el servicio de radio y televisión tiene por objeto ofrecer o promover la venta de bienes o la prestación de servicios y cuya duración es superior a cinco minutos continuos.” (Art. 3, fracción L)

La única diferencia entre el mensaje comercial y la programación de oferta de productos es el tiempo, siendo de cinco minutos para esta última. Los medios de comunicación, sobre todo de índole comercial, lucraron con la audiencia, sin importarles los derechos humanos que éstas poseen. El derecho que se vulneró cotidianamente con la publicidad indiscriminada fue el derecho a la información.

Lo que se pretende con el equilibrio entre publicidad y programación, es que las audiencias, no se encuentran sometidas a publicidad que sea calificada de información veraz, y por ende, sean engañadas con fines de consumo, políticos o de otra naturaleza.

Estos derechos se encuentran sometidos a una posible contrarreforma, porque el Poder Ejecutivo Federal y el Senado de la República, promovieron controversias constitucionales, argumentando que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), no tiene atribuciones para emitir lineamientos sobre los derechos de las audiencias (incluyendo el equilibrio entre publicidad y programación). Opinar, sugerir, comentar y proponer ideas para la programación de Cortv es tu derecho, participa como audiencia.

Contáctanos por medio de:

  • Twitter: @DefensoriaCORTV

  • Página de Facebook: Defensoría de las Audiencias de CORTV;

  • Correo electrónico defensoria@cortv.oaxaca.gob.mx

  • Un Buzón de voz al número 5016233

  • También puedes escribirnos a la siguiente dirección Av. Manuel Gómez Morín, número 116, Colonia Santa Cruz, San Jacinto Amilpas, Oaxaca.

* Integrante de la Defensoría de las Audiencias de la CORTV. Es licenciado en Derecho por la Universidad “José Vasconcelos de Oaxaca” (UNIVAS), maestro en Ciencias de la Educación por el Instituto de Estudios Universitarios (IEU), maestrante en Derecho Constitucional y Administrativo por la Universidad LaSalle, plantel Oaxaca. Desde 2010, es docente en las áreas de Derecho, Ciencias de la Comunicación, Ciencias Políticas y Económico-Administrativas de la UNIVAS y IESO. Actualmente es profesor en la Universidad Mesoamericana.