El principio de la reivindicación social: México antes y después del 1 de julio de 2018

Oaxaca de Juárez, Oax. 2 de julio de 2018.- El 1 de julio de 2018 quedará enmarcado en la historia de México como el precedente de una amplia participación social, y no necesariamente por el porcentaje de votantes que arrojan los resultados preliminares, pues no hay mucha diferencia entre esta y elecciones pasadas.

Sin embargo, he aquí lo interesante, la participación de la ciudadanía rompe con el esquema tradicional del “voto duro” y las preferencias se vuelcan hacia la propuesta política de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), brindando así un voto masivo hacia el candidato de la coalición “Juntos haremos historia”, conformada por los partidos políticos Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Partido del Trabajo (PT) y Partido Encuentro Social (PES).

Con un promedio del 53.67% de los sufragios emitidos, de acuerdo con el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) contabilizados hasta el momento de la redacción del presente texto, AMLO es el presidente electo con mayor respaldo popular, lo que representa también una mayor presión social sobre el desempeño de su encargo. Y es a ese punto donde he querido llegar, la expresión de la ciudadanía como colectivo, como masa, capaz de visualizar su poder social para castigar o premiar a sus gobiernos, en eso radica la reivindicación social.

El vuelco del electorado hacia una propuesta progresista y social responde a la crisis de gobernabilidad que se vive en los gobiernos de México, los indicadores marcan que la propuesta neoliberal ha fracasado en nuestro país, en ese sentido, para el electorado no representan ya una alternativa para mejorar las condiciones de vida de la población, y ese sentir social, descontento y enojo, hoy se ve reflejado en los resultados de la jornada electoral del 1 de julio de 2018.

Esta expresión del electorado marca lo que he llamado como “el principio de la reivindicación social”, considerando que en jornadas anteriores la coacción del voto era un factor predomínante, sin embargo, hoy con los resultados de esta jornada electoral la sociedad tendría el espacio para analizar su desenvolvimiento como colectivo, y que sea esa expresión la que predomine en nuestro sistema político, pues en eso descansa la democracia, en el poder del pueblo, desde esta perspectiva hablamos entonces de un antes y un después.

Russell Mariano. Politólogo y administrador público.