Oaxaca de Juárez, Oax. 13 de febrero de 2019.- Empezó la discusión sobre la Nueva Reforma Educativa 2019. El debate deberá pasar por los filtros del Congreso de la Unión, así como de los congresos estatales. Y es que se plantean cambios a la Carta Magna y a tres leyes generales, lo que a su vez repercutirá en la alineación de 32 legislaciones estatales en la materia. En esta ruta, la manifestación de ideas de todos los sectores de la sociedad será fundamental.

En el arranque de este debate nacional se observan tres posiciones sólidas rumbo a la nueva reforma. La primera es la del presidente López Obrador que, a través de la iniciativa de reforma constitucional enviada al Congreso a finales de 2018, cumple con las expectativas de su campaña. Y es que elimina elementos que generaban inconformidad en sectores específicos; lo anterior, en temas como la evaluación y sus efectos laborales, algunos mecanismos de Gobernanza, el modelo pedagógico, las formas de inclusión apostando a becas y a la universalidad, así como la filosofía de las políticas públicas educativas, buscando ahora enfocarla a la niñez por encima de la escuela.

Por otro lado, la posición lopezobradorista no sólo no suprime aspectos exitosos de la reforma de 2013, sino que los retoma y fortalece. Es el caso de los Consejos Técnicos Escolares, las Escuelas de Tiempo Completo y su componente alimentario, la participación de los padres y las madres de familia, el manejo centralizado de la nómina educativa y las evaluaciones como mecanismos de mejora continua. Esto genera empatía con el sector magisterial y la sociedad en general. Es así como la propuesta presidencial alivia dudas y acaba con incertidumbres en las y los docentes del país.

La segunda postura clara en este debate nacional se ubica en la actual oposición, la cual en su momento legisló a favor de la Reforma Educativa 2013. Ellos y ellas han presentado una iniciativa que adiciona detalles que no tocan el fondo, pero que sin duda enriquecen el debate. Uno de los temas más relevantes que contemplan es el rescate del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) bajo la figura de Centro Nacional para la Mejora Continua de la Educación. Ésta es una posición que complementa y de ninguna manera rompe.

Finalmente, la tercera posición es la más radical, una muy lejana a posibilidades de implementación, aunque con una serie de idearios que consideran la historia y colocan su trascendencia en la filosofía educativa y en la comunidad. Se trata de la postura de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que insiste en un cambio total de régimen educativo que impacte en la Gobernanza y la visión de país, es decir, que empodere el magisterio por encima del Estado. Es una posición disruptiva a las dos anteriores.

Así es como arranca este debate nacional, en donde solamente las primeras dos posiciones están en el Congreso. La tercera estará presente únicamente en las calles, y además con la participación inicial de muchos maestros y maestras que, en algún momento, tendrán que decidir entre las opciones que propone su Presidente y las que ofrecen en su gremio sindical.

*Jorge Oropeza. Presidente del Colegio de Profesionistas Compartir Conocimiento A.C.