Oaxaca de Juárez, Oax. 2 de agosto de 2018.- Iván Mouriz Collado, ciudadano de origen español de 33 años de edad sigue retenido en Chicapa de Castro, Juchitán, en Oaxaca.
El acuerdo que tomaron las 17 familias que presuntamente defraudó, es que se podrá ir hasta que devuelva los casi dos millones de pesos que le fueron entregados para reconstruir sus viviendas dañadas por el terremoto de magnitud 8.2 grados ocurrido el 7 de septiembre de 2017 en el Istmo de Tehuantepec.
“Sí es verdad que hasta que yo no pague tanto el dinero que aportaron como el de la reparación del daño yo no me puedo retirar de esta población, eso sí hay que aclarar, pero eso no significa que esté secuestrado ¿y usted está de acuerdo?, estoy de acuerdo con que hay que devolverles la cantidad y reparar daños”, expresa el español.
De acuerdo con los damnificados, Iván Mouriz llegó a Chicapa días después del sismo y les prometió que a través de la fundación “Ibero Mexicana de Auxilio” reconstruiría las viviendas y se llevó sus tarjetas del FONDEN, pero a 11 meses de esto no levantó ni una sola casa.
“Aclarar eso, que esto no fue un fraude, sí es verdad que la asociación no se llegó a registrar, si es verdad que hubo mucha gente que en su momento en septiembre del año pasado para hacerse la selfie ayudando a la gente ahí estábamos todos y empezamos no sólo fui yo quien empezó este movimiento, esta asociación que al final no pudimos crear, ¿por qué no se pudo crear? fácil, porque mucha gente que dijo apoyar al final se echó atrás”, señaló.
Pero los que ahora están firmes en su determinación, son las 17 familias presuntamente defraudadas que ya pactaron que una vez que su dinero regrese a sus manos, el ciudadano español podrá marcharse de Chicapa.
“Él se va a quedar aquí hasta que él cumpla, ya de ahí si se va o si se queda es decisión de él, la cuestión es de que él nos cumpla nada más, nosotros no le pretendemos hacer nada tampoco cumpliendo él todo bien, ese es el acuerdo que hemos llegado con el señor”, expresó María Cruz Martínez Castillo, damnificada.
El retenido se encuentra en una casa que la misma población le dio en gratitud cuando llegó a ofrecer la presunta ayuda internacional, ahí se asea, come y se mantiene en comunicación con su familia.