Seis días cumplió el paro laboral de trabajadores sindicalizados de salud en el hospital civil ‘Dr. Aurelio Valdivieso’ en la ciudad de Oaxaca, lo que ha dejado sin atención a casi cinco mil pacientes de escasos recursos y provenientes de comunidades rurales del estado.
Alberto Vásquez Sangermán, secretario general de la subsección 07 de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTSA), advirtió con mantener la suspensión de labores hasta que el gobierno de Oaxaca atienda sus demandas de carácter laboral y mejoras en la infraestructura hospitalaria.
Acusó al titular de los Servicios de Salud de Oaxaca, Celestino Alonso Álvarez, de incumplir con los acuerdos establecidos en la reunión de la semana anterior, entre los cuales destacan el abasto de medicamentos y reparación del tomógrafo.
Ante la desatención a sus peticiones, declaró, continuarán con el paro laboral y este lunes marcharán por la mañana de la fuente de las Ocho Regiones hacia el zócalo de la capital. Se prevé que durante el trayecto bloqueen los accesos a la gasolinera del gobierno estatal.

Desde el miércoles 23 de noviembre, los sindicalizados de la subsección 07 pararon labores para exigir el abasto de medicamentos, insumos,  víveres y una planta de emergencia eléctrica, así como la reparación del tomógrafo, el área de rayos X y la lavandería.
Además de ello, solicitaron el pago en efectivo por concepto de uniformes a los mil 300 sindicalizados, cuyo monto por cada uno se estima en 10 mil pesos.
Como medida de presión para que obtengan respuestas a sus demandas, mantienen diariamente la suspensión de 450 consultas externas y 350 tomas de laboratorio, por lo cual casi cinco mil pacientes no han recibido esta atención desde hace seis días.
Los paristas únicamente mantienen el servicio de urgencias y hospitalización.
Por otra parte, sus homólogos de la Mixteca llegaron a la capital de Oaxaca y bloquearon los accesos a las oficinas centrales de los Servicios de Salud en demanda del abasto de medicamentos y la reparación de clínicas y hospitales de esta región, dañados por el sismo del 19 de septiembre.
Por esta manifestación fue cerrada al tránsito la calle J. P. García en el Centro Histórico.