Ocho hombres fueron asesinados en distintos hechos en la primera semana del año 2018 en Oaxaca, la mayoría con armas de fuego.
Los casos registrados ocurrieron del 1 al 6 de enero; el más reciente fue reportado el sábado donde un hombre fue hallado muerto en el basurero del barrio Santa María en Tehuantepec, en la región del Istmo.
Ese mismo día, pero en Huatulco, en la región de la Costa, fue ultimado a balazos otro hombre a alrededor de las nueve de la mañana; fue identificado como José Humberto Cruz, de 35 años, originario de San Miguel del Puerto.
La noche del viernes fueron baleados un empresario de Veracruz y su hijo en el municipio de Acatlán de Pérez Figueroa, en la región de la Cuenca del Papaloapan.
Los hechos ocurrieron en la carretera estatal que conduce de Acatlán de Pérez Figueroa a la localidad de Vicente Camalote, a la altura del kilómetro 29+200.
Los hombres asesinados fueron identificados como Venancio Javier Ruiz, de 50 años, jefe del frente de caña de la empresa “Ingenio Constancia” en Tezonapa, Veracruz, y su hijo, Aurelio Javier López, de 24 años.

En esta misma región, pero en Tuxtepec, el jueves fue asesinado con un machete otro individuo; fue identificado como Gonzalo Rendón Barrera, hermano del director de Comercio del ayuntamiento de este mismo municipio, Dionisio Rendón.

Ese mismo día, pero en la región de la Costa, dos hombres fueron ultimados a balazos en el municipio de Santiago Tapextla.

Uno fue identificado como Lucio B.S., hermano del presidente municipal de Tapextla, Ramón Bracho Serrano, mientras el otro permanece sin ser reconocido.

Mientras el miércoles 3 de enero, otro individuo fue ultimado en San Blas Atempa, en la región del Istmo de Tehuantepec.

En ninguno de los ocho crímenes han sido detenidos los responsables.

Por otra parte, este domingo fue hallada muerta una mujer frente a una farmacia, a un costado de la carretera federal 190, en la colonia América norte, en la ciudad de Oaxaca.

Personal de la Agencia Estatal de Investigaciones efectuó las diligencias correspondientes para esclarecer las causas del fallecimiento.