México 2018: entre el hartazgo y la construcción de la República

Oaxaca de Juárez, Oax. 2 de julio de 2018.- La elección presidencial acontecida el día de ayer, 1 de julio, sólo nos confirmó lo que las encuestas durante estos últimos meses informaron: la victoria preliminar del candidato por la coalición “Juntos haremos historia”, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Pero también nos demostró que ganó el hartazgo, hastío, enojo, frustración, empacho y demás adjetivos negativos hacia el gobierno federal. Sin embargo, este malestar político, no se circunscribió a la administración del PRI encabezada por Enrique Peña Nieto, sino también a los 12 años que el PAN gobernó el país.

Esta elección presidencial nos arrojó tres lecturas importantes:  la primera, fue la numerosa participación ciudadana que emitió su voto en las diferentes casillas instaladas a lo largo y ancho del país; la segunda, la consolidación de la democracia dirigida por la ciudadanía y el INE; la tercera,  el voto de castigo dirigido al PAN, PRD y PRI.

También destacamos otro fenómeno, inédito, que se presentó en esta elección presidencial, el mensaje que dirigieron los candidatos José Antonio Mead y Ricardo Anaya, sobre los resultados preliminares, reconociendo su derrota y deseando buena surte al triunfador.

Desde luego, es de llamar la atención la postura del presidente nacional del PRI, René Juárez Cisneros, quien reconoció que habrá que realizar una restructuración al interior del partido, porque los resultados electorales, no sólo de la Presidencia de la República sino también en las gubernaturas de las entidades federativas, demostró que la voluntad del pueblo es que no gobierne este partido por un buen tiempo. Los costos políticos de defender reformas estructurales que no reflejaron los beneficios del discurso; encubrimientos y corruptelas, cobró el voto de castigo por lo menos a los candidatos del PRI y del PAN.

Desafortunadamente la historia de México es cíclica, se vuelven a repetir los mismos errores una y otra vez. Aún recordamos la alternancia del año 2000, cuando el entonces candidato de la coalición entre el PAN y el partido Verde Ecologista, llevaron a la presidencia a Vicente Fox, promesas que sólo se quedaron en el discurso: crecimiento del PIB al 7%, la solución del conflicto de Chiapas en 15 minutos, supresión del horario de verano, entre muchas que se volvieron una utopía. Desde luego que ese México es muy distinto al México de hoy, AMLO no es Vicente Fox; por ello, esperamos que esta nueva transición política rinda frutos para lograr el México que deseamos.

Esperamos que los partidos políticos que fueron favorecidos en estas elecciones reflexionen sobre lo que realizarán en los próximos años. La fórmula es muy sencilla, no repetir lo que otras y otros gobernantes han realizado en perjuicio del país y de los estados. La ética partidista y ética política-personal, serán fundamentales en esta nueva travesía para quienes estarán al frente del gobierno federal, local y municipal.

Morena tiene en sus manos el escribir sus siglas con letras de oro en la historia de México, porque de no ser así, estaremos durante y al final del sexenio, escuchando las nuevas soluciones mesiánicas que necesita el país para salir de un nuevo abismo político, económico, social; recurriendo nuevamente al voto de castigo.

Volvemos a reiterar lo que hemos externado en otras ocasiones, la dirección del timón le corresponde al Presidente de la República, pero con la sola llegada de AMLO al Poder Ejecutivo, no se remediarán las cosas instantáneamente. En la construcción de la República participamos todos y todas, pero también somos parte del hartazgo, hastío, enojo, frustración y empacho del cual nos quejamos. Porque aunque nos duela reconocerlo, así como lo expone Fernando Savater: “en democracia, cualquier crítica a los gobernantes es en realidad una autocrítica a los ciudadanos”.

Julio Eduardo Manzano Bizuet. Ex Defensor de las Audiencias de la CORTV. Es licenciado en Derecho por la Universidad “José Vasconcelos de Oaxaca” (UNIVAS), maestro en Ciencias de la Educación por el Instituto de Estudios Universitarios (IEU), maestrante en Derecho Constitucional y Administrativo por la Universidad Lasalle, plantel Oaxaca. Desde 2010, fue docente en las áreas de Derecho, Ciencias de la Comunicación, Ciencias Políticas y Económico-Administrativas de la UNIVAS y IESO. Actualmente es profesor en el Instituto Cumbres de Oaxaca, UNI REU y la Universidad Mesoamericana Twitter: @EduardoBizuet