Política en 90

El proyecto pedagógico de la reforma de 2019

Oaxaca de Juárez, Oax. 17 de enero de 2019.- La gran crítica magisterial que se generó al arranque de la implementación de la Reforma Educativa de 2013, impulsada por el entonces presidente Enrique Peña Nieto, fue la ausencia de un corazón pedagógico y el exceso de ajustes administrativos y laborales.

Con el paso de los años se fueron desarrollando los otros elementos de esta normatividad, incluyendo un nuevo modelo educativo y desarrollo curricular que fue discutido, adaptado e incluso corregido para llegar a lo que actualmente tenemos en una primera etapa y que parece no seguirá avanzando más ante la nueva reforma que se avecina en este 2019, ya con la visión lopezobradorista.

Y es que, además de continuar desarrollando las políticas de años anteriores basadas en una educación por competencias como en otros países del mundo, la Reforma Educativa de 2013 destacó en su modelo pedagógico el énfasis a los aprendizajes-clave sobre otros elementos de la tira curricular, incluso desinflando el número de materias en los distintos niveles educativos.

Asimismo, hubo un cambio de rumbo para focalizar las enseñanzas en el aula hacia el uso de las nuevas tecnologías. Con ambos elementos surge la tesis del actual paradigma pedagógico nacional, es decir, “aprender a aprender”.

El nuevo modelo educativo de la reforma de 2013, echado a andar hasta 2017, también destaca la necesidad del desarrollo personal de  los niños en su educación básica y, para ello, incluye una materia de naturaleza socioemocional que tiene como objetivo trabajar la fortaleza y la reflexión en las emociones del infante.

Como ésta, no debemos dejar pasar otra gran aportación de este modelo; se trata de la autonomía curricular, en la que ya las escuelas deciden entre su directiva el contenido, nombre y desarrollo completo de una materia del ciclo escolar de acuerdo con el contexto particular de cada comunidad. Es así como en algunas instituciones ya enseñan lenguas indígenas o historia de culturas prehispánicas propias de cada localidad.

Para 2019 – partiendo del discurso político, así como de la iniciativa de reforma constitucional existente que derivará en modificaciones en la Carta Magna, la Ley General de Educación, la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y la Ley General del Servicio Profesional Docente, principalmente – se espera un ajuste significativo al modelo atrás descrito.

Para empezar, en educación básica se anuncia la inclusión o fortalecimiento en la currícula de contenidos como el civismo, los valores, la cultura, el arte, el deporte y el respeto al medio ambiente. Lo anterior, debido a que se pretende agregar al país y abonar en su desarrollo con la formación de personas íntegras y con visión colectiva.

Finalmente, se espera que estos elementos sean el fundamento del eje curricular de la reforma que viene en 2019, lo que permitirá que – como está en la iniciativa legislativa del presidente Andrés Manuel López Obrador – se construyan contenidos y planes de estudio diferenciados para cada región del país, lo que acortará brechas entre entidades federativas, manteniendo y fortaleciendo las diferencias culturales.

*Jorge Oropeza. Presidente del Colegio de Profesionistas Compartir Conocimiento A.C.