Un individuo, quien simuló ser médico, inyectó a pobladores de varias comunidades de la Cañada, lo que habría dejado un saldo de cinco personas fallecidas y 10 heridas en esta región de Oaxaca.
De acuerdo con Gabriela Villalobos Muñoz, médico de brigada de la Unidad Médica siete de Mazatlán Villa de Flores, a cargo de los Servicios de Salud de Oaxaca, la aplicación de las inyecciones letales ocurrió el 5 y 6 de noviembre, mientras los médicos auxiliares de las comunidades se capacitaban en la capital del estado.
El líquido inyectado fue Dexametasona combinada con otra sustancia, la cual se desconoce.
Su contenido supuestamente era una vitamina, por lo que la población confió en el individuo que recorrió las localidades de Mazatlán Villa de Flores y San Isidro Zoquiápam.

Según Villalobos Muñoz, hay cinco personas fallecidas y 10 heridas, quienes fueron trasladadas a hospitales de Teotitlán de Flores Magón, Huautla y Cuicatlán.
Entre los lesionados se encuentran un niño de un año con siete meses de edad y un adolescente de 16 años.
Los fallecimientos comenzaron a registrarse desde el 10 de noviembre.
Por su parte, los Servicios de Salud de Oaxaca, sólo confirmaron el fallecimiento de un poblador, de quien desconoció la causa de su muerte.
En un comunicado, la dependencia informó que empezó una investigación epidemiológica derivado de que 17 personas presentaron una intoxicación en la Sierra Mazateca, mismas que acudieron a hospitales a recibir atención médica; uno de ellos se encuentra en choque séptico.
El estado de salud de los lesionados es grave.
La institución gubernamental aseguró que envió una brigada de la Unidad de Inteligencia de Emergencias en Salud para determinar las causas.
Por su parte, la Fiscalía General de Justicia en Oaxaca comenzó la investigación correspondiente para esclarecer los hechos y localizar al responsable tras las denuncias interpuestas por los afectados.