Ante el anuncio de la Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillas (Unimtac) de aumentar el kilo de tortilla hasta en 17 pesos, la Procuraduría Federal del Consumidor comenzó la verificación de los negocios en Oaxaca.
Rebeca Cervantes, delegada de Profeco en el estado, informó que no está autorizado ningún incremento al costo, por lo cual sancionarán a las tortillerías que vendan su producto en un precio superior a los 15 pesos.
“No hay razón para este aumento ya que el maíz bajó un 11 por ciento su precio en relación al 2017 y el incremento a la gasolina ha sido paulatino, así que no existe motivo para el aumento de la tortilla”, señaló.

El precio del kilo de la tortilla deberá de estar entre 11 y 15 pesos, precisó la instancia.
Durante esta semana la Profeco supervisó ocho tortillerías ubicadas en la ciudad de Oaxaca y el municipio de Santa Lucía del Camino, sin encontrar irregularidades.
Ante el inicio del nuevo año, empresarios y comerciantes anunciaron un posible aumento al kilo de tortilla bajo el argumento del alza a la gasolina e insumos.