La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) solicitó al gobierno estatal y municipal atienda el conflicto de transporte generado entre taxistas e integrantes del Comité de Víctimas de Nochixtlán, en la región de la Mixteca, donde por segundo día fue cerrada la supercarretera que conecta al estado con la Ciudad de México.

Por ser una disputa entre particulares, reconoció no es de su competencia el intervenir, por lo cual exhortó a las partes a resolver el problema a través del diálogo.

“El actual conflicto entre transportistas ha generado bloqueos carreteros, agresiones físicas y daños a bienes que afectan a habitantes de dicha ciudad mixteca, el organismo defensor insta a las autoridades municipales y estatales a buscar la solución pacífica de ese conflicto mediante el diálogo y el apego a la normatividad vigente”, señaló la instancia en un comunicado al precisar que su intervención únicamente ha sido en la atención a las víctimas de los hechos violentos del 19 de junio de 2016, donde murieron ocho personas y más de 100 resultaron heridas.

El conflicto entre transportistas e integrantes del Comité de Víctimas de Nochixtlán se intensificó desde el jueves, luego de que supuestamente entraran en funcionamiento 30 mototaxis irregulares, pertenecientes presuntamente a los activistas, lo que derivó en un bloqueo a la supercarretera Oaxaca-México, y dejó a cientos de pasajeros y automovilistas varados durante nueve horas.

Además de ello, durante el cierre de la vía fueron incendiados dos mototaxis y este viernes nuevamente fue bloqueada la supercarretera, lo que afecta a decenas de transportistas, quienes esperan desde la mañana el poder transitar hacia la Mixteca, ciudad de Oaxaca, Puebla y capital del país.